Descubre los rincones secretos de la provincia de Cádiz

rincones secretos provincia de Cádiz
Tiempo de lectura: 4 minutos

La provincia de gaditana es una zona muy conocida, pero la gran mayoría visita los lugares más típicos. Si te adentras un poco más podrás descubrir lugares únicos donde no suele haber mucha afluencia de gente. Te presentamos algunos de los rincones secretos más bonitos de la provincia de Cádiz que tienes que visitar.

Alameda Apodaca en la ciudad de Cádiz

Alameda de Apodaca

No suele ser la zona más recomendada para los turistas, pero sí es de las más queridas por los lugareños. En esta estampa se unen murallas, baluartes, cañones, garitas, jardines decimonónicos con árboles impresionantes (algunos con metros de diámetro), azulejerías y fuentes regionalistas sevillanas, palacetes de evocaciones americanas y estatuas preciosas. ¿Qué más se puede añadir? Pues unas inmejorables vistas del océano atlántico que te proporcionan atardeceres preciosos. ¿Puedes pedir más?

Tajo del Águila, Algar

El tajo del águila, provincia de Cádiz, rincones secretos

Entorno a Algar, rodeado por olivos se descubre el lago más grande de la provincia. Además de su belleza su función es abastecer de agua a Jerez y a los habitantes de la bahía. Pese a que en su creación ha intervenido el hombre  que contuvo las aguas, la propia naturaleza creó el desfiladero y el tajo algareño. Acudir a sus orillas no solo te permitirá disfrutar de un bonito paisaje, también se ofrece la posibilidad de navegar sus aguas en barco mientras observas a los buitres leonados.

Palacio de la Ribera, Bornos

Es uno de los grandes desconocidos por toda la provincia. Situado en el municipio de Bornos encontramos uno de los palacios más representativos del renacimiento italiano en la provincia. Su origen está unido al Palacio de Pilatos de Sevilla, donde se conservan algunos detalles que se llevaron desde aquí.  Llama la atención su patio donde puedes disfrutar de las gárgolas de las arcadas y de elementos de influencia prehispánica de América como un jaguar o un águila. Lo mejor es que la visita es gratuita.

Balcón del Castillo de Castellar de la Frontera

CASTELLAR DE LA FRONTERA, Cádiz

Lo característico de la localidad se encuentra en Castellar Viejo, un pueblo dentro de un castillo. Sí, has oído bien, no solo se construyó una fortaleza de protección, sino que dentro se aseguraba la protección de todo el pueblo. Realmente es una maravilla pasear por sus calles. Entre ellas encontramos una callejuela, muy estrecha que realmente te ofrece su recompensa. Al terminar encontrarás un balcón que da vistas al embalse del Guadarranques y al parque de los Alcornoques. Sus vistas desde lo alto de la fortaleza son una auténtica delicia.

Puerto del Boyar, Grazalema

Bovar grazalema, cádiz

La sierra de Grazalema es el punto más lluvioso de toda la península. Sí, aunque no te lo creas, en Cádiz encontramos parajes tan verdes y frondosos que puedes imaginarte estar en montes escoceses. No solo el pueblo de Grazalema es una maravilla sino también pasear por sus bosques donde encontrarás pinos, quejigos, encinas, acebuches, cedros y abetos pinsapos. Sus nieblas son muy características ofreciendo al paraje u toque muy singular al unirse con los grises farallones de las rocas calizas de la sierra.

Santuario de los Remedios, Olvera

La localidad de Olvera es uno de los pueblos blancos más bonitos y visitados de Cádiz. Sin embargo, en su entorno esconde uno de sus mayores secretos. En la carretera que une Torre Alhaquime y Setenil encontramos un templo que desde fuera parece uno más. Muchos turistas se acercan a él para disfrutar de las vistas del pueblo, pero se quedan ahí.  El verdadero secreto se encuentra en el interior, y muy pocos optan por entrar. El templo está completamente decorado por frescos barrocos que recuerdan al estilo italiano o portugués. Realmente una maravilla disfrutarla.

Plaza del Ángel, Tarifa

Volvemos a uno de los puntos más visitados de Cádiz. Y es que muchas veces apostamos por visitar las zonas más concurridas y conocidas y nos dejamos de lado grandes maravillas. Se trata de un templo situado en una recóndita plaza. Ya no solo es la iglesia sino su alrededor lo que le da ese toque único, con sus casas llenas de enredadera y flores, parece sacado de un cuento. La iglesia es del siglo XVIII y destaca por su originalidad, no recoge el típico barroco gaditano sino que cuenta con formas portuguesas. Es lo que le hace completamente único.

Tras desvelar estos rincones secretos de la provincia de Cádiz solo te queda visitarlos y descubrirlos tú mismo, te encantarán.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *