La leyenda de las Tres Cruces de Ubrique

Tiempo de lectura: 3 minutos

Brujas, duendes, cavernas olvidadas, criaturas legendarias… Muchos son los personajes o elementos que solemos encontrar en cuentos y leyendas. La gran mayoría hemos crecido rodeados de estos, ya sea los minutos antes de dormir durante nuestra infancia a oídas de nuestros mayores; o bien en las páginas de muchas novelas juveniles. Sea como sea, las leyendas y cuentos nos rodean y más si a parajes naturales se refiere. Y ese es el caso de la Leyenda de las Tres Cruces de Ubrique.

Este pueblo, ubicado en la Sierra de Grazalema. Perteneciente a la Ruta de los Pueblos Blancos de Cádiz, sin ser uno de los más conocidos este pueblo esconde multitud de bellos rincones y secretos. Y es que, por ejemplo, en lo alto de la montaña que lo preside se erige la Cruz del Tajo. Una cruz legendaria que alberga en su historia el haber sido compañera de otras dos cruces ubicadas en las montañas cercanas. Si eres de los que comentábamos al inicio y eres fan de una buena historia llena de cuento, ponto cómodo que hoy te traemos esta leyenda.

 

EL PUEBLO DE UBRIQUE

Antes que nada, nos gustaría hablaros de este bello pueblo ubicado en la serranía de Cádiz, concretamente en el Parque Natural de la Sierra de Grazalema. Tal como decíamos al principio, Ubrique pertenece a la Ruta de los Pueblos Blancos de Cádiz sin ser, sin embargo, uno de los más conocidos. Ello no quiere decir que por ello sea menos importante o menos bello, sino todo lo contrario.

Al igual que sus compañeros de ruta, las callejuelas blancas y empedradas son sus grandes protagonistas. La mencionada Cruz del Tajo se eleva sobre la montaña que preside este municipio gaditano que esconde bellos e históricos rincones como la calzada romana o las ruinas de Ocurri. El Peñón de la Becerra, una piedra enclavada en pleno casco histórico, la Fuente de los Nueve Caños o la Casa Dintel; son algunos de los grandes reclamos y fuertes puntos turísticos de esta localidad.

Destacar también el bello y privilegiado entorno que lo rodea. Ya que Ubrique se encuentra a la entrada de la Sierra de Grazalema y la Sierra de los Alcornocales, lo que le otorga un espectacular paisaje rocoso y una gran diversidad de fauna y flora.

 

LA LEYENDA DE LAS TRES CRUCES DE UBRIQUE

Precisamente es debido a su ubicación que nace esta leyenda. Y es que debido a su emplazamiento es muy particular de la Sierra de Grazalema, el lugar con mayor nivel de pluviosidad de la Península Ibérica; que se produzcan grandes tormentas de verano.

Nos aferramos a estas tormentas para volver atrás en el tiempo y situarnos a principios de siglo XVIII, cuando las tormentas atacaban sin piedad el paraje rocoso que rodea al pueblo. Esto producía que la amenaza constante de la caída de los cerros fuese uno de los grandes miedos de los habitantes del pueblo. Tal sería este miedo que los gobernantes del pueblo acudieron al fraile Buenaventura, el párroco del pueblo; en busca de ayuda.

Este fraile, viendo que la amenaza sobre Ubrique era inminente mandó colocar tres cruces benditas en los tres distintos cerros que la rodeaban: el cerro del Tajo, de Benalfi y el Cerro de la Viñuela. Las tres cruces protegerían al pueblo de las fuertes tormentas de manera que ni una sola roca desprendería de dichos cerros. Y, sorprendentemente las palabras de fray Buenaventura se cumplieron.

Pese a que nadie se atrevió jamás a quitar alguna de las cruces, la fuerza de un terremoto originado en Lisboa en 1755; derribaría la primera. Y un siglo más tarde, una fuerte tormenta derribaba la segunda. Siendo la Cruz del Tajo la única de las Tres Cruces que queda.

 

Artículos recomendados

1 comentario

  1. […] alrededor del año 1700 y mandada erigir por el fraile Buenaventura, protagonista de la llamada Leyenda de las Tres Cruces de Ubrique. Se trata de un pequeño templo que se encuentra en una de las partes más altas del pueblo. Su […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *